Con 15 votos en contra y 9 a favor, por segunda ocasión fueron rechazadas en el Congreso del Estado las reformas a la Constitución que permitirían el matrimonio igualitario en Yucatán.

De esta manera se informó que, al no alcanzar las terceras partes del Congreso, se considera un asunto “totalmente concluido”.

Tan pronto se informó la decisión se escucharon gritos de “cobardes”, “cobardes”, “cobardes” y otras consignas contra los legisladores por parte de integrantes de la comunidad lesbicogay.

Luego de esta resolución los diputados su fueron a receso.