Un botín de 86 mil 353 afiliados en el PRI en el estado están en disputa entre dirigentes “chupapropinas”, ex funcionarios estatales, diputadas locales “perdedoras” o militantes que durante décadas han estado “picando piedra”.

Un botín de 86 mil 353 afiliados en el PRI en el estado están en disputa entre dirigentes “chupapropinas”, ex funcionarios estatales, diputadas locales “perdedoras” o militantes que durante décadas han estado “picando piedra”.

Electorales  disputan despojos del PRI

El panorama del Revolucionario Institucional se ve sombrío y al borde del infarto político, después de que incluso el partido incondicional de siempre, nos referimos al PVEM, de un plumazo decidió abandonarlo ahora que está en declive y a la deriva y la cifra de los más de 86 afiliados ante el Instituto Nacional Electoral (INE), así como ante el Instituto Electoral de Quintana Roo (IEQROO), se desvanecieron ante los resultados obtenidos en los comicios del 1 de julio de este año.

Sin embargo, los más de 13 millones de pesos que recibió este año sólo del IEQROO como prerrogativas, son suficiente “botín” para que todavía este en disputa la dirigencia y con ello la capacidad para nombrar 15 candidatos para igual número de distritos a diputados locales, más los plurinominales.

De esta forma, de acuerdo a fuentes al interior del tricolor, la presidencia por designación directa esta entre Cora Amalia Castilla Madrid o Rosario Ortiz Yeladaqui con miras a participar en los próximos comicios para renovar el Congreso Estatal en 2019.

En este sentido y sin decir algún nombre también lo denunció el presidente del Consejo de Licenciados en Derecho,  José Juan Chilón Colorado.

Como se sabe Cora Amalia perdió la elección federal para diputada en el distrito 2, correspondiente a Chetumal,  mientras que Ortiz es identificada como Borgista ya que fungió como Oficial Mayor durante su administración, entre otros cargos que ha tenido en cargos de la entidad durante más de dos sexenios.

Chilón Colorado quien desde hace meses está buscando dicha posición y quien incluso durante ese lapso ha hecho diversas denuncias entre los” líderes de siempre”, que tienen postrado al tricolor al borde del colapso y la desaparición por lo menos en la entidad, dijo que mientras tanto está realizando una consulta pública en las afueras del PRI en Cancún, donde lleva más casi ocho mil firmas que demandan democracia.

CROC al abordaje

Como se sabe también los “chupapropinas”, como son denunciados por sus afiliados los dirigentes de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC),  entre los que se mencionan al ex candidato de Solidaridad, Martín de la Cruz o  el ex diputado federal Mario Machuca, también mostraron su interés de seguir dentro del PRI, sin embargo ante la falta de apoyo tanto político y económico, la semana pasada renunció el dirigente municipal de Benito Juárez y dirigente también de esta organización sindical, René Sansores Berea, quien sostuvo que del dinero de las prerrogativas, no vio jamás un centavo y que todo lo acapara el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PRI.

Por si fuera poco a principios de mes la dirigente nacional Claudia Ruiz Massieu de visita en Quintana Roo, ratificó el nombramiento del delegado en la entidad, el morelense Francisco Moreno Merino,  a quien nadie conoce y mucho menos respeta, por lo menos así lo sostuvieron diversos militantes.

Por su parte los que se hacen llamar  “verdaderos priistas de toda la vida en Quintana Roo y en el municipio” encabezados por Chilón Colorado, reiteraron que ya les toca a ellos tener en sus manos la dirigencia.

Y es que Chilón Colorado apuntó que no hay intenciones por parte de la dirigencia nacional de un verdadero cambio y cada vez más se aleja el partido de las bases e incluso sólo se invitó a ciertos militantes en la reunión del PRI en la capital del estado, por lo que es un hecho que el PRI no quiere un cambio.

Decisiones cuestionadas

Además cabe recordar que en dicha reunión se censuró a la prensa, cuando un reportero fue corrido por quien dijo ser el secretario de comunicación del partido a nivel nacional Alfonso Camacho, siendo que como dijo el ex diputado Juan Chilón, que los priistas también son funcionarios públicos y que ante el alegato de que era un evento privado no es factible puesto que son figuras públicas y son organismos públicos financiados con impuestos de los mexicanos y  deben estar abiertos a la sociedad y sus actos deben ser transparentes.

En este contexto, otras dirigentes que también podrían llegar por “dedazo”  a algún cargo, según afirmó la militancia pueden ser las diputadas locales Candy Ayuso y Leslie Hendricks, quienes perdieron la diputación federal hace cuatro meses.

Diario la verdad.