Grupos de defensores de animales denunciaron la aparición de perros callejeros envenenados en diversos puntos de la ciudad, desde el barrio de San Román, hasta la dársena de San Francisco, y pidieron a las autoridades hacer una investigación al respecto y castigar como dicta la ley a quienes cometieron este acto atroz.

Se trata de cerca de 40 animalitos quienes vivían en situación de calle, principalmente en lotes baldíos de la zona Ah Kim Pech y que eran alimentados por un grupo de jóvenes que a diario repartían en un auto propio alimentos para todos.

En su recorrido de ayer miércoles, notaron un olor fétido en el área de la dársena y bajaron para hacer entrega de los alimentos que comúnmente sirven en platos de unicel y se percataron de la muerte de 15 perros que ahí habitaban; al parecer habían ingerido comida depositada por alguien en una cubeta y que contenía veneno.

“Nos dimos a la tarea de verificar en los otros puntos con otros compañeros de nuestra agrupación y nos topamos con el mismo tema, los perros están apareciendo en varios lados, queremos que nos den el apoyo con las cámaras (de vigilancia), estamos indignados, ellos no merecían morir así”, dijo el brigadista Ricardo Rafael Ruelas Méndez.

Tras acusar que en todos los puntos de alimentación canina y felina ocurrió el envenenamiento, supuso que fueron responsables de los negocios cercanos a la dársena, sin embargo al enterarse que en otros sitios había ocurrido.

Los hechos fueron considerados como un cruel ataque masivo e incluso una provocación directa hacia los grupos ambientalistas ya que ayer, una chica paseaba a su perrita Chihuahua, la cual amaneció muerta.

El veterinario diagnosticó envenenamiento.

Alertaron que en las zonas donde ocurrió la muerte de los perros, hay veneno en los pastos por lo que la muerte de animales podría continuar.

Señalaron que este delito debe tener un castigo y señalaron que este mismo día interpondrían la denuncia correspondiente, y presentarían las pruebas, entre ellas fotos de los animales encontrados muertos, además de que en días próximos estarán realizando una marcha para exigir que se investigue el tema a fondo.

“Hace unos días tuvimos una serie de reportes de animales estaban haciendo sacrificios con ellos, aparecieron sin piel, lo denunciamos, y no nos han dado ninguna respuesta hasta el momento, en esta ocasión lo volveremos a hacer, pero queremos hacer énfasis en que los apoyos para rescatistas o respaldo con la ley no hay, nuestro trabajo queda tirado y favorecen a los que hacen estas acciones”, señaló.

Ante la situación, defensores de los derechos de los animales indicaron que la persona que realizó estas acciones, únicamente ocasionó un foco de infección, pues la exposición de los cuerpos está en diversas áreas y el calor acelera la descomposición.

Además, pidieron el apoyo de la ciudadanía para la compra de sacos de cal, para poder colocar encima de los cuerpos, ya que por su grado de descomposición no podían ser enterrados.

Por la tarde, animalistas arrojaron el cadáver de unos de los perros muertos a puertas de un hotel de la ciudad como forma de protesta; en el lugar se lleva a cabo una reunión de vectores a nivel nacional.

AUTORIDAD DA POSTURA

En entrevista fue el Procurador Ambiental, José Bravo Negrín comentó que este es un tema preocupante al cual se le dará seguimiento ante la autoridad encargada que es la Fiscalía General del Estado de Campeche (Fegcam).

El funcionario además resaltó la importancia de que los ciudadanos participen denunciando y aportando pruebas o datos para dar con los responsables de este envenenamiento masivo y añadió que se pedirá la revisión de los videos de las cámaras de vigilancia de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP).

“Lo que es muy importante en estos casos, es la participación ciudadana, porque es la gente la que puede aportar un mayor número de elementos, ser testigos y por eso es que siempre nuestra recomendación ha sido acercarse con la autoridad, por lo que hacemos un llamado a aquellos que tienen cámaras privadas en sus domicilios o negocios, que, si estas detectaron algo, que lo informen”.

Dijo que los campechanos deben recordar que el maltrato animal es un delito tipificado en el estado y que por ende las penas están establecidas en el código penal, por lo que dijo es muy probable que se cuente con las grabaciones de seguridad de las cámaras del malecón de la ciudad.

Las penas para los responsables de estos asesinatos podrían ser variables, pues es el juez quien debe sumar las condenas por cada delito y en su caso podrían ser más de 20 años.

Hacia el mediodía, fueron dos empresas que, a través de las redes sociales, ofrecieron una recompensa de mil 500 y 2 mil pesos para aquella persona que dé información o pruebas de las personas que envenenaron a los animales en la ciudad.