“Nosotros solo firmamos”

El presidente del Consejo Directivo del Comité Estatal de Fomento y Protección Pecuaria de Yucatán (Cefppy), Luis Cepeda Cruz, niega las acusaciones de los trabajadores de ese centro según las cuales él manejaría las finanzas de ese organismo a su conveniencia.

“Nosotros no tenemos injerencia en la administración y tengo documentos para probarlo”, dice. “Nos limitamos a firmar los cheques”.

El 8 de octubre publicamos declaraciones de Enrique Medina González, inspector pecuario de la caseta de Santa Rosa y uno de los voceros de los trabajadores inconformes del Cefppy, quien denunció a Cepeda Cruz, también presidente de la Unión Ganadera Regional del Oriente de Yucatán (Ugroy), de ser el principal responsable de los problemas financieros de ese organismo porque, dice, aunque éste tenía a Edwin Novelo Ayuso y a César Díaz Casanova como director y subdirector administrativo, respectivamente —nombrados desde la época de Ivonne Ortega y que fueron destituidos a principios de 2018—, Cepeda Cruz era quien ordenaba cómo se gastaba el dinero.

“Él se pegó mucho a Díaz Casanova y le daba la orden de qué hacer con los recursos federales y estatales”, dijo Medina González, por lo que en representación de sus compañeros pidió una auditoría a las finanzas del organismo al nuevo gobernador Mauricio Vila Dosal.

Los dirigentes de la Asociación Ganadera Local de Tizimín, entrevistados antes, hicieron la misma petición a Vila Dosal y señalaron a Cepeda Cruz como responsable del mal manejo financiero del Comité. Entregamos nuestras cuotas, pero los problemas laborales en el Cefppy no se resuelven, indicaron.

Esas acusaciones son falsas, responde el dirigente ganadero, y así lo demuestra el acta de entrega-recepción levantada en enero pasado cuando el gobierno del Estado destituyó a Novelo Ayuso y a Díaz Casanova y nombró en su lugar a Jesús Conde Medina.

En ese documento, añade Cepeda, se explica claramente que el comité es una asociación civil, cuyas fuentes de ingresos económicos son el gobierno federal, a través del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria, y el gobierno del Estado, por medio de la Secretaría de Desarrollo Rural.

También consigna que los funcionarios administrativos del Comité Estatal de Fomento y Protección Pecuaria de Yucatán son los responsables de “verificar la asignación, administración y registro de dichos recursos” y que la administración no cuenta con ningún atributo legal para autorizar documentos de pago, y precisa: “El presidente del Consejo Directivo y el tesorero son informados de los pagos y son los encargados de autorizar los documentos para cubrir los gastos efectivamente devengados”.

Es decir, explica Cepeda Cruz —“y que quede claro”—, ellos hacen todo el trabajo administrativo, “nosotros solo firmamos”.

Según el dirigente ganadero, en este momento quienes manejan los recursos tienen nombre y apellido, no es Luis Cepeda Cruz, sino Jesús Conde Medina, “un funcionario con mucha experiencia, que ha sido delegado de la Sagarpa, entre otros puestos”. (Continuará).— HERNÁN CASARES C.

De acuerdo con el acta de entrega-recepción, donde aclaran las funciones de los administradores y las del Consejo Directivo, esas disposiciones se empiezan a aplicar “a partir del primero de febrero de 2018”, cuando entran en funciones los nuevos responsables del Cefppy.

Esto ocurre ahora, pero los trabajadores del Comité alegan que antes usted intervenía en el manejo de los recursos por su cercanía con Díaz Casanova, comenta el Diario.

“¡Por favor, son profesionistas, ellos solo hacían el trabajo administrativo!”.

¿Y por qué los despidieron?

“Porque estaban fastidiados de la gente, no les parecía administrativamente y los liquidó la empresa”, afirma.

Diario de Yucatán.