El atraco fue descubierto por los propios vecinos quienes vieron que la puerta principal del templo, con más de 50 años de antigüedad, estaba rota.

La Policía aseguró el lugar y realizó las primeras investigaciones.

Aun no se cuantifica el monto de lo robado, sin embargo, el hecho causó indignación entre los vecinos.- (Por David Chan Caamal).

Diario de Yucatán